lunes, 31 de octubre de 2016

El futuro que viene: creer en la ideología de género o cárcel

El futuro que viene: creer en la ideología de género o cárcel

 Redacción 31 octubre 2016 Noticias
El director del colegio que dudó en una carta a los padres de la ideología de género se enfrenta ahora a la posibilidad de ser condenado a 4 años de cárcel
.
Este mismo mes nos hacíamos eco en NC de la noticia de que el director de un colegio concertado de Madrid, con ideario católico, había tenido a principio de curso la idea de enviar una carta a los padres con una serie de reflexiones, incluyendo una crítica a la Ley de Identidad y Expresión de Género aprobada este mismo año por unanimidad en la Comunidad de Madrid.
.
En dicha carta, en la que también se hablaba del los atentados islamistas sucedidos durante el verano, como el de Niza, seguramente de forma poco afortunada se sugería un “parecido” entre el sectarismo que sirve de caldo de cultivo a los terroristas y la intolerancia respecto a cualquier voz crítica en relación a la ideología de género.
.
La Ley de Identidad y Expresión de Género que criticaba el director establece en su preámbulo cuestiones tan discutibles como que el género de una persona “va mucho más allá de la apreciación visual de sus órganos genitales externos en el momento del nacimiento, y que el género no es un concepto puramente biológico, sino, sobre todo, psicosocial”. Reivindica además que “La libre determinación del género de cada persona ha de ser afirmada como un derecho humano fundamental, parte inescindible de su derecho al libre desarrollo de la personalidad”. El artículo 1 define incluso la identidad de género como “la vivencia interna e individual del género tal y como cada persona la siente y autodetermina, sin que deba ser definida por terceros, pudiendo corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, y pudiendo involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido”.
.
Es decir, que el género de las personas queda reducido a mero subjetivismo. En virtud de esta doctrina, si se encuentra el cadáver de alguien en un bosque no se puede determinar en la autopsia si corresponde a un hombre o una mujer, porque para determinar su género habría que resucitarlo y preguntarle qué se sentía, salvo que haya un criterio para el DNI y otro para el acta de defunción. Al nacer un niño tampoco habría que ponerle un nombre de chico o de chica, ni dirigirse a él como niño o niña, o hacerlo alternativamente, hasta que tuviera edad de manifestar su elección de identidad sexual, cosa que podría resultarle bastante complicada si a veces se le trata como chico, a veces como chica y a veces como un mix. Es dudoso que con este sistema hiciéramos un favor al 0,01% de los niños, pero seguro que no se lo hacemos al 99,9%. Por otro lado, ¿tiene más sentido acomodar el cuerpo a la mente que a la inversa, teniendo en cuenta que al final es imposible cambiar totalmente de cuerpo y reasignar realmente el sexo?
.
Desde luego no se puede decir que haya un parecido en cuanto a los métodos de los yihadistas o los que los políticos utilizan para implantar la ideología de género, ¿pero puede haber un cierto parecido en cuanto a la intolerancia?
.
Ya en la noticia anterior nos referíamos a que por causa de esta carta el colegio se jugaba la renovación del concierto, pero las cosas entretanto han ido más lejos aún. El gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, presidido por Cristina Cifuentes, habría denunciado al director del centro ante la Fiscalía, para ver si ha podido incurrir en undelito de odio penado con hasta 3 años de cárcel ampliables a 4. No es el ISIS, pero es una enorme persecución al que piensa distinto.
.
Lo cierto es que el director ha demostrado que la imposición de la ideología de género no es una mera paranoia, sino una realidad represora brutal, o no se enfrentaría ahora a una pena de 4 años de cárcel. Cuanto mas desproporcionada la reacción de la fiscalía, más se reafirma de algún modo la tesis del director.
.
Hay cosas que no se pueden decir en esta sociedad y a tal punto no se pueden decir que da igual quién gobierne. La ideología de genero ya es más que ideología, es ley de obligado cumplimiento con pena de cárcel aparejada. Hablando de Otegui u otros políticos batasunos encarcelados, alguien dijo que en democracia no existen los delitos de opinión y que no se puede meter a alguien en la cárcel por sus ideas. Es posible que el director del centro no tuviera el día más inspirado al escribir esa carta, pero la magnitud del aparato represor que su escrito ha evidenciado pone los pelos de punta y, más allá de lo afortunado de alguna expresión, le otorga buena parte de razón a su reflexión.

FUENTE http://www.navarraconfidencial.com/2016/10/31/el-futuro-que-viene-creer-en-la-ideologia-de-genero-o-carcel/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada