viernes, 28 de octubre de 2016

Peruanidad y Bicentenario

Peruanidad y Bicentenario

​Encender la luz del Bicentenario implica honrar la memoria de los peruanos que ayudaron a definir nuestra identidad nacional.

27 de Octubre del 2016 - 06:30 Martín Santivañez
Encender la luz del Bicentenario implica honrar la memoria de los peruanos que ayudaron a definir nuestra identidad nacional. Uno de ellos, Víctor Andrés Belaunde, ciudadano de la Patria celestial desde hace cincuenta años, escudriñó las raíces de la Peruanidad rescatando la impronta del cristianismo como elemento esencial de nuestra historia. Hoy más que nunca hemos de continuar por la senda peruanista de VAB, y por eso el querido catedrático Francisco (Paco) Bobadilla tuvo la feliz idea de organizar esta semana un gran encuentro en el campus limeño de la Universidad de Piura (más una exposición sobre la generación novecentista) para conmemorar los cincuenta años de la partida del maestro Belaunde.
El Perú se encuentra asediado por sendas desviaciones que aspiran a desintegrar el ethos de la peruanidad. Ha resurgido la marea negra del jacobinismo liberal que une en un solo producto el anticlericalismo pseudo-ilustrado con el moderno lobby gay. Por otro lado, la desviación marxista, esa ola roja que fue derrotada militarmente en su vertiente terrorista, ha optado por reconfigurarse en la falange caviar, una argolla falsamente sofisticada que aspira a mantener un alto grado de infiltración en el Estado y en los medios de comunicación con el fin de implementar una vasta labor de ingeniería social. Por último, la desviación cainita pretende construir una barrera artificial dividiendo al país en dos bloques irreconciliables: Fuerza Popular versus todos los demás.
Las tres desviaciones se encuentran íntimamente ligadas y se alimentan de manera recíproca. La Peruanidad del Bicentenario debe rescatar el ideal de Belaunde: la síntesis cristiana une y el Perú debe combatir todo aquello que nos divide. El bien común se construye derribando las barreras artificiales del cainismo, no aplaudiendo los intentos radicales de odio y división. Así lo comprendió Belaunde, un hombre para todas las épocas. Víctor Andrés Belaunde, un peruano de verdad.
FUENTE http://diariocorreo.pe/opinion/peruanidad-y-bicentenario-707214/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada