domingo, 9 de octubre de 2016

«Solo obedezco a mi conciencia», dice el alcalde italiano que se niega a «casar» a dos hombres

«Solo obedezco a mi conciencia», dice el alcalde italiano que se niega a «casar» a dos hombres


FUENTE http://www.religionenlibertad.com/solo-obedezco-conciencia-dice-alcalde-italiano-que--52245.htm

La pareja que lo ha pedido no es del pueblo


«Solo obedezco a mi conciencia», dice el alcalde italiano que se niega a «casar» a dos hombres
Serafino Ferrino ha sido reelegido cuatro veces: los vecinos le quieren, los contrayentes no son del pueblo.

1 octubre 2016
Serafino Ferrino tiene 68 años y ha sido reelegido cuatro veces, la última en 2012, como alcalde de Favria, una localidad de cinco mil habitantes en la provincia de Turín, en el Piamonte (Italia). Forma parte de una candidatura local de centro-derecha y se confiesa "católico cristiano a la antigua".

Es el primero que se niega a celebrar una "boda" entre dos hombres desde laaprobación en mayo de la ley que lo permite. "Para mí la familia está compuesta solo por un hombre y una mujer, no por dos hombres o por dos mujeres", afirma: "Eso podrán ser uniones, pero no son familias. Creo firmemente que la base de la sociedad es la familia. Sin familia no hay sociedad. Es la que educa a los hijos, la que trabaja sobre el terreno".



Ya en varias entrevistas había declarado que no celebraría matrimonios entre personas del mismo sexo ni delegaría la función de hacerlo porque sería una forma indirecta e colaboración. Y ha sido consecuente cuando le ha llegado la primera petición, lo cual le ha lanzado la inquina del lobby gay agitando contra él a la mayor parte de los medios de comunicación italianos. Varias asociaciones LGBT han anunciado que le demandarán.

"Simplemente obedezco a mi conciencia", explica a La Nuova Bussola Quotidiana: "Ahora todos me hacen la guerra, pero... paciencia. ¡Querrá decir que hay que dar testimonio así!". Él ya lo había dado de otras formas, como manifestante, al unirse a los Centinelas de Pie en una concentración en la cercana ciudad de Ivrea.

La llamada Ley Cirinnà (Monica Cirinnà es la diputada que la impulsó) no prevé la objeción de conciencia y sus impulsores han manifestado reiteradamente que nunca considerarán esa opción, por lo cual Serafino se enfrenta a graves consecuencias legales, aunque le asesora un abogado de Giuristi per la Vita [Juristas por la Vida].

Tácticas de intimidación ya conocias
Serafino es muy querido en el pueblo, y se da la circunstancia que los solicitantes del "matrimonio" no son vecinos de Favria. La localidad es muy apreciada para bodas por su belleza artística, pero Ferrino tiene claro que no hay casualidades y que han elegido el sitio justo para suscitar el caso porque sabían de su rechazo a la ley.


El castillo medieval de Favra.

Es una práctica habitual en las tácticas de amedrentamiento del lobby gay, como fue el caso de Jack Phillips, pastelero de Colorado a quien encargó una tarta de boda una pareja homosexual de Massachussetts, a tres mil kilómetros de distancia para conseguir que fuese multado.

¿Por qué Serafino rechaza celebrar esa unión? "Por razones ética y morales, porque soy católico practicante y porque como alcalde tengo el deber de oponerme a una ley injusta. Soy un católico que intenta hacer política siguiendo el Magisterio de la Iglesia. Nadie puede impedirme profesarlo".



No le importa perder la alcadía si así sucede, y cuenta con el apoyo de su esposa, aunque está "muy preocupada por la exposición mediática" a la que se enfrenta: "En 37 años de actividad política y administrativa jamás me había sucedido. No estoy violando la ley, estoy respetando mi fe".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada