sábado, 5 de noviembre de 2016

Ideología de género

Ideología de género

ASOCIACIÓN PROJUSTICIA: CONFERENCIA
Hace unos días fui invitado a una conferencia que en principio trataba sobre el tema de la ideología de género, aunque luego se habló también de feminismo, y muy especialmente de las leyes y la práctica judicial introducidas por dicha ideología en España. Leyes y prácticas que prácticamente liquidan el Estado de derecho en nuestro país cuando se trata de ciertos temas. Como quedó claro tras las intervenciones, se ha pervertido ya la justicia hasta el punto de que podemos casi calificarla como soviética, destinada a castigar a los enemigos de clase, esto es a los varones. Después de todo el modelo soviético sigue siendo el triste sueño húmedo de los progres de todo el mundo y especialmente de los nuestros, anclados mentalmente en la Guerra Civil y el franquismo. Pero la situación española es un poco particular. Estaríamos equivocados si pensáramos que se trata de un problema español o que cuando se vaya Zapatero va a cambiar un ápice de todo ello. Ninguna de las leyes injustas y persecutorias que padecemos –centrándonos en el ámbito limitado de la ideología de género y el feminismo- es exclusiva de nuestro país o ha sido el parto monstruoso de nuestros compatriotas. Son la aplicación de directivas europeas y de políticas impulsadas desde la ONU, una ideología que se impone a toda fuerza política que quiera ser respetable, pena la demonización y la persecución por parte de los que realmente mandan, esto es los que tienen el dinero y dan instrucciones a los medios de comunicación y a los políticos. Por tanto estas leyes tampoco serán derogadas cuando la mal llamada oposición llegue al poder. De los partidos mainstream actuales bien poco se puede esperar porque en el fondo son lo mismo y obedecen a los mismos amos, simplemente se reparten el trabajo. Esto es así no sólo en el tema que nos ocupa, que es sólo un fragmento del cuadro, sino en general: Los unos –la derecha- tienen la tarea de volver al hombre cada vez más consumista, adorador del “dios dinero” y animal económico, centrado en la búsqueda compulsiva de más bienes materiales y más riqueza; los otros –la izquierda- tienen la tarea de destruir la familia y las tradiciones, las diferencias sexuales, disgregar la sociedad, anular los valores cualitativos y las diferencias. Cuando la gente se aburre de unos los otros les dan el relevo, y este juego -que se repite hasta la náusea- es en mi opinión bastante evidente, en cuanto ninguno de los dos deshace lo que ha hecho el otro, como no sea en bobadas sin importancia real. El ciclo de textos de Massimo Fini que en este período estoy poniendo en el blog "el velo rasgado" trata también de estas cuestiones. Como confirmación de lo apenas comentado, debo notar que difícilmente uno de los partidos principales o considerados respetables habría acogido esta conferencia o dado oportunidad de hablar a la asociación Pro-Justicia, que se bate por denunciar los atropellos de la tiranía feminista en el ámbito judicial. La conferencia fue organizada por Democracia Nacional, partido cuyo interés principal no es ciertamente la ideología de género o el feminismo, pero es receptivo a estos problemas, que son de la máxima relevancia e ignorados por los demás partidos. Lamento sólo que fuéramos tan pocos, porque una conferencia de alto nivel como la que he visto merecería ser escuchada por algo más que la treintena de personas que allí estábamos. Uno puede pensar que éramos tan pocos sólo porque DN es un “partido maldito, más que la misma asociación pro-justicia” –tomando prestadas las palabras de su presidente- pero creo que es difícil para esta asociación ser escuchada en cualquier caso, y menos aún en las sedes de la política o en los medios que -de boquilla- representan e informan a los ciudadanos. Las barbaridades denunciadas por esta asociación son enormes y vergonzosas, pero como se oponen a la línea del poder que nos controla se las considera extremistas. La palabra extremista, como muchas otras, no significa absolutamente nada, simplemente sirve para criminalizar aquello que cae fuera de lo que los amos de la sociedad consideran aceptable. Esto vale para ideas, asociaciones, partidos políticos. No dudo que en Arabia Saudita sea extremista pensar que las mujeres deberían tener derecho a votar o a conducir, o sostener simplemente que llevar un crucifijo no debería estar prohibido. Este es el enlace de la Asociación Pro-Justicia Asociación Projusticia También doy este otro que profundiza más en algunos puntos: Secuestro Emocional Sin pretender hacer una relación completa trataré sólo algunos puntos y haré alguna reflexión, para no repetir tampoco lo comentado en las –muchas- entradas de este blog dedicadas al tema. Pongo también el enlace directo al sumario de la conferencia publicado por los organizadores. Aunque nada puede sustituir la asistencia personal, este sumario dará al lector una buena idea del contenido: Conferencia sobre ideología de género del 1 de Octubre 2011 En una primera intervención, la única dedicada realmente a la ideología de género porque las demás se centraron más bien en las leyes y la justicia específicamente feministas, se habló de cómo esta ideología pretende destruir las diferencias entre hombres y mujeres o relativizarlas, introduciendo el género en vez del sexo y considerándolo una construcción cultural, que puede corresponde o no al sexo biológico. Se habló de cómo esta especie de secta –creo que merece este nombre- bien financiada y apoyada políticamente, pretende negar la naturaleza humana y realizar un proyecto de ingeniería social, sustituyendo la sana polaridad entre hombres y mujeres por una mezcla de seres que no son ni una cosa ni otra, en la cual cada uno “elige” lo que es como si se tratara de marcas de yogur en un supermercado. Correctamente se puso el acento en el aspecto espiritual de la cuestión, como parte de un proyecto destructivo de la familia y la sociedad. El aspecto económico, el tinglado millonario que se mueve y trae beneficio de esta degradación y decadencia social, son quizás lo que mueve concretamente a las personas, pero no su razón última y profunda. Las máquinas se mueven por engranajes –los sistemas judiciarios y las leyes- y son impulsadas por combustible –el dinero y los intereses económicos-. Pero por una parte los mecanismos son impersonales y no tienen voluntad, por otra el afán de lucro no ve más allá de sus narices, no ve el cuadro global. Lo que cuenta es el diseño detrás de la máquina y la voluntad que la mueve. Y ésta –repito- es una clarísima voluntad de degeneración y disolución, satánica si queremos utilizar un lenguaje cristiano, con el significado de una voluntad que pretende degradar al hombre y reducirlo a su ser más inferior. Los siguientes oradores se centraron de manera concreta en la legislación y la justicia. Hablaron de la persecución contra quien en la Administración de Justicia no se doblega a las imposiciones feministas y de la unanimidad con que estas leyes se aprueban en los parlamentos, donde nadie tiene los atributos de votar en contra –como mucho alguno sale del aula para no votar- porque hacerlo significa probablemente un suicidio político. Por grande que sea el atropello que se está introduciendo y evidente la injusticia.Injusticias como el doble rasero con que se juzga una acción, con penas diferentes si el que la comete es hombre o mujer. Pero no sólo esto, sino que también la misma acción es delito si la realiza un hombre y no lo es si la realiza una mujer: los insultos por ejemplo. Algo que en cualquier caso jamás debería ser delito ni del interés de la Magistratura-Gran-Hermano que se mete en todas partes, pero que resulta doblemente aberrante por el hecho de que un hombre puede ser condenado por cualquier cosa y una mujer puede hacer lo mismo o cosas mucho peores sabiendo que se va a ir de rositas… O como la aberrante inversión de la carga probatoria en las acusaciones de molestias sexuales, impuesta por directiva europea; esto significa que es el acusado quien debe demostrar su inocencia en vez de quien acusa. Algo repugnante para cualquier persona con un mínimo sentido de la justicia, pero la apisonadora feminista puede con todo. Hablar de justicia con leyes como éstas ya no es más que un chiste de mal gusto.Volviendo a la unanimidad con la cual las leyes feministas se aprueban, parece que en esta cuestión, evidentemente en las llamadas democracias hay menos pluralidad que muchas dictaduras…a nuestros diputados les ha faltado sólo aplaudir al unísono, todos a la vez, como en los parlamentos de la Unión Soviética y los demás paraísos socialistas. Esta unanimidad es lo que da la auténtica medida de la tiranía en que vivimos. Se habló también de los intereses económicos que hay en juego y viven de la destrucción de las familias, de la industria del maltrato y de las separaciones. Y especialmente de las leyes con perspectiva de género. No se trata solamente de las infames Ley de Violencia de Género y Ley de Igualdad, o de la amenazada Ley de Igualdad de Trato, es que cada ley promulgada debe tener en cuenta la perspectiva de género, incluyendo apartados específicos. Es decir se trata de introducir el sexo donde no tiene nada que ver. Porque normalmente lo lógico sería tener en cuenta las diferencias sexuales cuando sean relevantes. Por ejemplo el diseño de urinarios y de ropa interior seguramente se hace -desde siempre- con perspectiva de género sin necesidad de directivas europeas o de leyes especiales, o de que presuntos expertos reflexionen sobre ello. Pero en otros campos uno no entiende muy bien de qué se trata. Es como si esta gente estuviera dominada por una manía o una fijación que les hace ver sexo –o género- por todas partes, como los adolescentes que no piensan en otra cosa o la reina de Inglaterra que en la época victoriana mandó alargar los manteles que cubrían las patas de sus mesas, por las asociaciones sexuales sugeridas por un mantel demasiado corto… Qué significa concretamente la perspectiva de género no está, pero podemos estar seguros al menos de esto: como mínimo significa discriminación positiva y privilegios específicos para favorecer a las mujeres. Concluyendo la conferencia, el último ponente habló de su experiencia personal con la justicia y nos dio un testimonio de primera mano de su aberrante funcionamiento en nuestro país. Personalmente fue la parte que más me sorprendió, pues si bien conocía la existencia de las leyes persecutorias, de los tribunales especiales contra los varones y de las campañas en los medios, no esperaba que la práctica judicial estuviera degenerada y corrompida hasta este punto. Se habló de jueces que no tienen en cuenta las pruebas objetivas y las consideran como inexistentes de frente al testimonio de la mujer, al que dan una validez absoluta. No es que sean todos así naturalmente, pero hay muchos, cada vez más y seguramente todos los de los tribunales especiales contra la violencia de género, la reencarnación política de los tribunales especiales de las dictaduras para perseguir los delitos políticos y los enemigos de clase. Pero lo que más me ha llamado la atención -y era algo que ignoraba completamente- es la utilización de fantasmales técnicas para interpretar el lenguaje corporal y emitir veredictos basados en ello. Este es el arbitrio supremo, por supuesto, y la medida definitiva de la degeneración de la justicia. Frotarse las manos, tocarse la nariz o hurgársela, una cierta dirección de la mirada, movimientos de cuello o, porqué no, rascarse compulsivamente los atributos –este último indicio de culpabilidad es mi aportación personal a esta valiosa rama de la ciencia-, todo esto puede ser indicio de culpabilidad o de que se está mintiendo, tener más valor que las pruebas objetivas o ser un elemento más decisivo que las contradicciones en el testimonio de la otra parte… Los criminales de profesión y los farsantes harán un brindis a la salud de estos métodos judiciales y seguramente se dejarán asesorar, para perfeccionar sus habilidades aprendiendo el lenguaje corporal. Así sabrán cómo engañar a los juececillos dotados de esta habilidad especial –adquirida seguramente en un cursillo de formación- para distinguir infaliblemente lo que hay en el corazón de las personas. Por otra parte los pobres diablos que no tienen de su parte más que su inocencia y la verdad, pero se ponen nerviosos o tienen tics o no saben fingir, lo tienen crudo y pueden estar seguros de que caerá sobre ellos todo el peso de la ley. Espero no verme nunca en esa situación, porque como tiendo a ser algo nervioso, de manera natural y en condiciones normales realizo una cierta cantidad de movimientos inútiles. Sometido a la tensión de un juicio y de frente a este tipo de justicia, estoy seguro de que me iba a ganar a pulso el máximo de la pena. El ponente usó las palabras “irracionalidad combinada con el arbitrio” para describir estas prácticas grotescas y el sentimiento de indefensión y e impotencia que conllevan en quien es víctima. Arbitrio, sí, pero lamentablemente no se trata de irracionalidad. Muy al contrario todo ello es demasiado racional porque no golpea ciegamente siguiendo la ley del azar. Se condena en perspectiva de género: es decir –ya todos comprendemos el triste significado real de esta expresión- contra el varón. A priori esto no está escrito, naturalmente: podemos imaginar estas aberraciones, esta grotesca distorsión de la justicia, aplicada sistemáticamente contra la mujer. Lo cual por supuesto sería igual de condenable.Pero no es así. La magistratura está infectada de feminismo, una fuerza tan potente y eficaz en su labor que ha reducido el derecho a una caricatura de sí mismo, utilizándolo para sus propios fines. Por tanto el arbitrio y la irracionalidad se aplican solamente en un sentido. Podemos estar seguros de que un juez que utilizase estos métodos al contrario o de una manera que no agrade a las feministas sería perseguido y exhibido como enemigo público y la misma encarnación de la injusticia. De hecho, jueces y juezas son perseguidos efectivamente por ellas y se les intenta arruinar, pero no por este tipo de injusticias sino simplemente por intentar aplicar justicia, respetando los principios de objetividad y rigor que ha costado mucho establecer y han tenido validez hasta que la inmunda marea feminista ha ocupado el Estado. Valga el ejemplo del juez Serrano del que he hablado alguna vez, y también el de alguna mujer que ha intentado poner coto a este arbitrio. Sin más que añadir el Oso se despide hasta la próxima. CANSADO DE LAS INJUSTICIAS? QUERÉS HACERTE OÍR? UNITE AL ACTIVISMO MASCULINISTA 
http://www.taringa.net/comunidades/masculinismo/8874164/Activismo-masculinista-actualizable.html

https://www.facebook.com/pages/Igualdad-Real-Ya/732570486803211

http://spa.avoiceformen.com/

http://varonesporelderechoadecidir.blogspot.com.ar
Fuente: EL BLOG DEL OSO SOLITARIO: ASOCIACIÓN PROJUSTICIA: CONFERENCIA
FUENTE https://m.taringa.net/posts/femme/17955341/Ideologia-de-genero.html/amp

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada